fbpx

Pirineos Solitarios 2019

Volver a pedalear por las montañas que nos estremecieron en la juventud. De alguna manera regresar a las sensaciones de unos Pirineos inmensos. Aquellas vistas enormes, silenciosas y solitarias que nos dejaban boquiabiertos hacia el horizonte. Con el brillo en los ojos cuando superábamos un collado o una cima. Unas emociones anteriores a las famas y las gestas que inmortalizaron unos puertos míticos y atractivos en los pirineos centrales. Y al mismo tiempo, sensaciones de un Pirineo que experimentaron los pioneros que lo atravesaron por primera vez sobre las dos ruedas creando historia.

No más auténticos o genuinos, pues toda la cadena lo es de mar a mar. No más épicos, pues las gestas llegaron mucho antes que nosotros, pero si todavía más solitarios, más salvajes y menos domesticados. Con menos nombre.

Rebuscamos entre el anonimato topográfico, los itinerarios lógicos que idearon los lugareños para facilitar el paso entre los valles. Tránsitos entre crestas y puertos que son más el dominio de vacas y terneros, que escenarios de gestas ciclistas. Pistas entre caseríos que hasta hace poco no estaban asfaltadas y que ahora, todavía, continúan utilizándose básicamente para recoger la leche o sacar la madera de los tupidos bosques. Itinerarios estrechos y aéreos en caída hacia los valles, subidas con pendientes comprometidas y bajadas de vértigo. Balcones donde la vista se pierde en un horizonte con todas las gamas del verde. Hayas, robles, abetos, castaños, tejos, … Pistas asfaltadas por bosques donde el Sol lucha por entrar. Puertos y collados anónimos que una vez realizados no se vuelven a olvidar, como el col de Arhansus, el col de Ubarburia, el col de Sourzay, el col de Hauzay o el col de Nahala.  Y en medio, etapas de enlace por carreteras locales más amplias y puertos con más nombre, como Larra- Belagua, Pierre Saint Martin o Artesiaga.

Unos y otros dentro de un territorio de cultura Euskaldún que impregna un lado y otro de la muga constantemente atravesada. Experiencias culturales y gastronómicas que enriquecen la travesía y la sitúan en su contexto. La arquitectura, las comidas, las queserías, los mitos y leyendas ancestrales… son los complementos de una ruta especial.

Y para realizar la primera edición de los Pirineos Solitarios, un reducido pero gran equipo humano que nos corroboró el acierto del trabajo y nos apuntaron las próximas mejoras. Un trabajo que cocinamos a fuego lento conjuntamente de la mano experta de Sergio Fernández Tolosa de con un par de ruedas. Con el apoyo logístico y nutritivo de Bicis en Ruta, y el ánimo y acompañamiento de Sergi, conseguimos que los participantes disfrutasen de una experiencia especial. En junio y julio de 2020 se repetirán las nuevas ediciones de Pirineos Solitarios con algunas mejoras.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Ismael Castiella Viu .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios SITEGROUND https://www.siteground.es/privacidad.htm.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Ir arriba