Euskadi, Pirineos

Travesía cicloturista por los Pirineos Solitarios

15 al 20 de julio de 2019

DURACIÓN: 6 días | NIVEL: | MODALIDAD: Cicloturismo

Existe un Pirineo desconocido y auténtico en el que las carreteras conservan el genuino encanto del ciclismo más primitivo. Un Pirineo solitario surcado por pasos de montaña asfaltados que se elevan a través de sinuosas gargantas, entre frondosos hayedos y castañares. Un Pirineo de valles de mil verdes, cabañas de pastores, caseríos, maestros queseros y pequeños pueblos llenos de vida.

Travesia cicloturista por los Pirineos Solitarios es una propuesta de Bicis en Ruta, en colaboración Con un Par de Ruedas. Os proponemos una travesía inédita por el Pirineo Navarro y el de Iparralde. La ruta combina las ascensiones a puertos de montaña memorables, pero poco concurridos, con la experiencia del cicloturismo tranquilo y contemplativo. Viajando sin prisas, superaremos cada una de las etapas, disfrutando de un itinerario que recupera la verdadera esencia de la aventura pirenaica.

La travesía cicloturista por los Pirineos Solitarios combina la épica del ciclismo más genuino con la experiencia del viaje que se transforma en un auténtico reto. Una asistencia cómoda unida al acompañamiento y soporte de un experimentado cicloturista como Sergi Fernández Tolosa, servirán al grupo para lograr el objetivo.

Dormiremos en Hoteles y Hostales confortables de habitaciones dobles (excepto una noche en el albergue de Irati que compartiremos varias habitaciónes) siempre en camas separadas, intentando en todos los casos que tengan baño incluido en las mismas. Los desayunos y las cenas están incluidos y también los picnics de media etapa en las etapas de bicicleta. Cada día, al finalizar la jornada, comunicaremos los puntos de avituallamiento y analizaremos la etapa del día siguiente.

El vehículo estará disponible para asistir a los participantes en los puntos de confluencia de las rutas de bicicleta con las de traslado de la furgoneta. Cada día podemos consultar estos puntos para saber siempre donde tendremos cercano el vehículo. Además, en todo momento estará geolocalizado el grupo y la furgoneta a través de los teléfonos móviles.  

La bicicleta más idónea para realizar esta ruta es una bicicleta de cicloturismo, que tenga cuiertas con suficiente dibujo para afrontar las breves pistas de montaña y tramos con asfalto rugoso o deteriorado que afrontaremos. Aunque la mayor parte del recorrido será por carreteras tranquilas con buen asfalto. Las bicicletas de carretera pueden ser perfectas siempre que se les ponga una cubierta adecuada. Las BTT se verán penalizadas en muchos tramos, pero se beneficiarán de los más accidentados. De todos modos, el ritmo que imprimirá Sergio en la ruta permitirá a todos seguir con facilidad las jornadas.

El mapa refleja parcialmente el recorrido. Hay tramos de pistas que todavía no aparecen en el mismo y que se visualizaran al final. Las etapas seguramente no sufrirán variaciones más allá de que el alojamiento final se encuentre en el pueblo de destino o en las cercanías al mismo.

ACTIVIDADES / ITINERARIO

Duración: 6 días

Salida sobre las 6’30h de la mañana desde Barcelona para trasladarnos hasta Isaba, pueblo situado bajo las montañas pirenaicas dentro del valle del Roncal. De camino pararemos para hacer un pícnic ligero para afrontar la etapa de la tarde.

Salida al mediodía o primeras horas de la tarde para afrontar uno de los primeros puertos de entidad de la ruta: La Pierre Sant Martin. Entramos en los territorios del Basajaun, el señor mitológico de los bosques con el que nos podemos topar en todas las extensiones de Irati que recorreremos. Se trata de un gigante peludo, protector del ganado y con fuerte carácter. Es la versión pirenaica y amable del Yeti asiático.

Transitaremos por un desfiladero que es la puerta de entrada al amplio valle Belagua, rodeado por un circo de montañas imponentes que la carretera ira ganando en continuos zigzags. La ruta proseguirá por un caos interminable y laberintico de rocas calcáreas que transitan a ambos lados de la frontera. Llegados al puerto de la Pierre Sant Martin nos espera una bajada vertiginosa por una carretera solitaria que cruza los bosques de Issaux hasta llegar a los valles más abiertos de Arette, Montory y finalmente Tardets.

Frontón en Iparralde

Hoy nos enfrontaremos a la etapa más exigente en cuanto a desnivel acumulado. Pero sobre todo al solitario y poco conocido puerto de Ahusky que presenta las características de la mayoría de puertos del Iparralde, puertos exigentes y aéreos con unas vistas prodigiosas a la cadena Pirenaica. Los primeros 5 kilómetros por el valle de Alçay – Alçabehéty son placidos, hasta que una repentina curva a la derecha nos enseñará los primeros dientes. El puerto tiene unos 10km a una media del 8%, aunque nos encontraremos algunas puntas del 11%.

Desde el albergue de Ahusky donde repondremos fuerzas, enlazaremos con los Chalets de Iraty, en el puerto de Bagargi, a través del Col de Arhansus. Se trata de uno de los tramos más bonitos y buscados de nuestra ruta. Antiguas pistas hoy asfaltadas, pero por donde apenas transitan vehículos locales. Recorridos sinuosos y estrechos donde hay que poner atención a la gravilla o ramas que podemos encontrar en el camino, pero tramos de una belleza de síndrome de Stendhal, que en este caso comunican dos zonas próximas pero alejadas en la cadena pirenaica.

Desde Bargargi continuaremos por unos recorridos espectaculares que forman parte de las reservas naturales de Irati en el lado francés. Entraremos a la vertiente navarra del bosque de Irati a través de un paso que nos llevará al embalse de Irabia. Aquí tomaremos un tramo de pista en buen estado que bordea el embalse hasta la presa. Desde aquí seguiremos por la pista asfaltada y regulada de entrada a la reserva natural, que nos llevará hasta el albergue de Mendilatz. De camino pasaremos por algunas de las zonas que presentan los ejemplares más espectaculares de hayas de Irati.

Seguiremos durante una buena parte de la jornada disfrutando de los bosques frondosos en los hayedos de Irati. Hoy nos toca la jornada más larga de la ruta, con la posibilidad de acortar 10 km si recorremos esta diferencia de tramo por pistas.

Llegados a Roncesvalles haremos una pausa para contemplar el complejo monumental y ver el ambiente de los últimos peregrinos que afrontan la primera etapa del Camino a Santiago. Subida cómoda al puerto de Ibañeta e inicio de otro de estos tramos buscados de pistas locales asfaltadas, realmente aéreas y divertidas, con tráfico inexistente más allá de los pocos cazadores de la zona. Haremos un pequeño tramo de 3 km de una subida comprometida, cerrados por una confortable cubierta de hayas, para iniciar a continuación el largo descenso hasta el escondido valle de Aldudes y Urepel. Descenso largo de 13 km hasta este último pueblo salvando 750 mt de desnivel. Desde Urepel iniciamos una subida de 5 km. con algunos tramos puntuales de rampas fuertes. Después seguiremos un tramo en subida más ligera para iniciar un cómodo y rápido descenso hacia el embalse de Eugi por el espectacular dominio boscoso del Quinto Real. Este territorio fronterizo ya en la zona de Navarra, pero explotado históricamente por los pueblos franceses, representa el quinto real que daban en pago los reyes y señores de algunas de estas zonas conquistadas al Rey de Navarra. Aun hoy en día algunas familias francesas que viven en este territorio comparten, con el acuerdo de las dos partes, impuestos y servicios a ambos lados de la frontera.

En las cercanías encontraremos los restos que quedan de la Real Fábrica de Arnas de Eugi, desde donde iniciaremos la subida del último puerto importante del día, el collado de Artesiaga de 984 metros, que da acceso al Valle del Baztán. La subida al puerto es llevadera, 7 km para salvar un desnivel de 300 mt. La bajada, mucho más larga, nos dejará en las cercanías de Elizondo, pueblo que representa la capitalidad del Valle y por el que merece hacer un desvío de 4 km. Sus calles laberínticas emplazadas a ambos lados del rio Baztán (o Bidasoa) y sus caseríos señoriales son su gran reclamo. Desde aquí nos separan apenas 14 km planeando a través del Valle hasta nuestro destino en Doneztebe.

Esta jornada y la siguiente son las dos más cortas del recorrido, pero necesitarán de nuestra entrega para completarlas y disfrutar de un programa lleno de atractivos puntos en lo deportivo, paisajístico y cultural. Para empezar, a 7 km de la salida nos encontraremos con un pequeño pero exigente puerto de apenas 4 km para superar 400 mt de desnivel. Al principio de su subida se concentran las rampas más comprometidas. Llegados al puerto tenemos unas vistas espectaculares: por un lado una magnífica atalaya dominando los pueblos del Valle del Baztán, por otro lado la increíble reserva de los bosques del Parque Natural del Señorío de Bertiz que recomendamos atravesar en otra ocasión y finalmente empezamos a visualizar uno de los recorridos realmente más solitarios de nuestra travesía pirenaica: 

Pista Valle del Baztan a Zugarramurdi. BICIS EN RUTA
Pista Valle del Baztan a Zugarramurdi

30 kilómetros por una pista asfaltada que se realizó para comunicar los diferentes caseríos desperdigados que se encuentran entre los valles del Baztán, Etxalar y los valles franceses de Ainhoa – Sare. Se trata de un largo recorrido de silencios y contemplación por una naturaleza exuberante con un continuo subir y bajar entre bosques y pequeños valles. Si nos sobra tiempo y fuerzas podemos hacer una aproximación al interesante Infernuko Errota (Molino del Diablo). Pero también tenemos que hacer un hueco para visitar las cuevas de Zugarramurdi Cuevas de Zugarramurdique encontraremos hacia mitad del recorrido y que será el final de este largo tramo solitario. El primero tiene sus atractivos en una naturaleza recóndita y fascinante que debemos atravesar a pie, el segundo en el espectáculo geológico que se formó para horadar unas cavidades de un tamaño gigantesco. Pero las cuevas también arrastran una interesante y terrible historia a sus espaldas, que se refiere al proceso inquisitorial que llevó a varias mujeres acusadas de brujería hasta la hoguera en el s.XVII. Alex de la Iglésia popularizó el lugar y tomo referencia indirecta de los hechos en la conocida comedia de “las Brujas de Zugarramurdi”.

Desde Zugarramurdi tenemos un tranquilo descenso hasta las inmediaciones del pueblo francés de Sare antes de iniciar la última subida de la jornada: El collado de Lizarrieta que comunica el valle de Sare con el valle de Etxalar: 10 km para salvar 400 mt entre bosques frondosos por carretera estrecha y rugosa, para transitar después hasta Etxalar por una rápida y vistosa bajada.

Por más cansados que estemos, la visita al pueblo de Etxalar es obligada.  Rodeado de montañas y verdes prados, el pueblo ha recibido premios por la conservación de su legado arquitectónico popular. Sus casas más antiguas se encuentran entre los siglos XVI y XVII. La Iglesia está flanqueada por el antiguo cementerio con estelas discoideas (Hilarris) propias del País Vasco, trabajadas en piedra con ejemplares en este caso del s. XVII.

Desde Etxalar, 7 cómodos km nos separan de Lesaka. Bajaremos al valle del Bidasoa y remontaremos la carretera por la vertiente opuesta para llegar al pequeño pueblo de Lesaka, población como Etxalar de la comarca navarra de las Cinco Villas y destino final de la jornada.  Después de un merecido descanso merece la pena descubrir el encanto de la población.

Última etapa que nos llevará desde las montañas del pirineo navarro hasta las aguas del Golfo de Bizkaia que bañan Donosti. Por medio, dos puertos de altitudes moderadas pero subidas exigentes. Las vistas al mar serán gratificantes durante toda la jornada, con vistas espectaculares de la costa vasca especialmente desde el Jaizkibel.

El primer puerto se compone en realidad de dos collados, Aguiña y Aritxulegi, separados ambos por el embalse de San Antón. El primer puerto de Agiña tiene una distancia de 8 km con una media del 6%, presentando pequeñas puntas un poco más elevadas hacia final del puerto. Seguiremos por un paisaje recurrente de pastos y caseríos que se alternan con zonas más boscosas. 3 km en bajada nos sitúan en el embalse de San Antón, inicio del breve segundo collado, 3’5 km a una media del 5’5% para superar 200 mt. Superado este segundo puerto la carretera, solitaria y con buen firme, nos situará en la población guipuzcoana de Oiartzun.

Seguiremos hasta Hondarribia y si vamos bien de tiempo merecerá la pena pasearse por el barrio viejo de pescadores. Aquí se disponen gran variedad de bares de pintxos y restaurantes a lo largo de la calle de Santiago.  Los tentadores olores gastronómicos salen de una sucesión sin fin de pequeñas casas de madera que decoran sus fachadas de vivos colores. El casco antiguo atesora casas y palacios curiosos como el parador nacional que fue el antiguo Castillo de Carlos V, el Palacio de Zuloaga, el de Eguiluz, la Casa-Palacio Etxebestenea, etc.

Desde Hondarribia empezaremos el último puerto de la ruta. Un gran clásico del ciclismo vasco con unas vistas espectaculares en su recorrido. El mítico puerto de Jaizkibel tiene 10km que salvan 455 mt. de desnivel a una media del 4’6%. Entre el km 6 y 7 hay una punta del 10%. Excepto ese tramo, todo el resto es muy llevadero. En el km 5 nos encontramos con la importante ermita de Nuestra Sra. De Guadalupe con una bonita panorámica de la playa de Hondarribia y de la salida del Bidasoa con Hendaya dominando en la otra riva. Seguiremos la subida y afrontaremos ese km más duro al 9% de media. Los bosques van quedando atrás y aparecen las zonas de pastos. Los últimos 3 km son paulatinamente más llevaderos.  

La bajada hacia Lezo y el pueblo de Pasaia es rápida y con sensacionales vistas de la costa. Las paradas con cámara para inmortalizar nos tentarán como el canto de las sirenas. Donosti está a tocar y en este caso sí que haría falta atarse bien fuerte a la mayor para no sucumbir a sus encantos. Solo nos separan de ella algunas zonas urbanas que atravesaremos buscando los bidegorris cercanos (vías ciclistas).

Superado el final de fiesta, viaje tranquilo hasta Barcelona seguramente a través de las autovías y carreteras rápidas, pero más tranquilas que van paralelas al Pirineo.

LA EXPERIENCIA INCLUYE

Transporte de participantes, bicicletas y equipajes.

Alojamiento y desayuno

Picnic media etapa

Frutos secos, bocadillos, fruta fresca, frutas desidratadas,

Cenas

Seguro de actividad

Guía - acompañante: Sergio Fernández Tolosa

Asistencia

Reportaje fotográfico

PRECIO Y TIPO

Ruta Guiada

950€

Ruta Autoguiada

Ruta a Medida

¡Si te gusta esta ruta,
resérvala ya y a pedalear!

RESERVA TU EXPERIENCIA
  1. Rellena el formulario o llámanos al +34 617 473 501
  2. Una vez recibida tu solicitud de contestaremos en un plazo de 24 horas (días laborables).
  3. Te enviaremos la factura proforma para realizar el primer pago del depósito.
  4. 30 días antes de la fecha de inicio del viaje deberás realizar el segundo pago con el resto del importe.
  5. Formas de pago aceptadas: tarjeta de crédito a través de la pasarela de pago segura de La Caixa, transferencia bancaria o Paypal.

Datos personales







Datos relativos a la experiencia